Basta ya

Desde que sucedió la denominada crisis del virus COVID 19 (que como su propio nombre indica es del año 2019) los comités científicos afines al gobierno y sus políticos, así como los canales de desinformación (televisiones prensa, radios, etc.) ignoraron torpemente lo que estaba sucediendo en países cercanos al que vivimos, los titiriteros de la TV se cachondeaban y hacían chistes jocosos. Pero de repente a los políticos-gobernantes les entró la prisa. Requisaron mascarillas, geles hidroalcohólicos, guantes, respiradores, etc etc y declararon con nocturnidad el estado de alarma. De tal forma que el sueño dorado de los políticos se hizo realidad: La gente confinada en sus casas (quien disponga de una casa para confinarse), solo pudiendo salir a buscar comida, al médico, a la farmacia…

Se decretó que nadie podía trabajar, con lo cual al paro o a a algo parecido llamado E.R.T.E. Las diferentes policías patrullan las calles, el ejercito también, en las ventanas los chivatos y todos a aplaudir a las 8 de la tarde: la dictadura perfecta. La población dentro de la caverna viendo las noticias de la tele, que es lo único que viene de exterior para informarnos del parte de guerra.

Cuando Franco era lo mismo: el parte de los pasados por las armas. Ahora el parte de fallecidos y hacernos creer que el gobierno nos protege y gracias a esos grandes estadistas estamos a salvo y no moriremos. Mientras tanto, ellos hacen sus negocios comprando por cantidades millonarias mascarillas en el chino que no funcionan, para que nos las pongamos como asi ha sido. El desabastecimiento es brutal: mascarillas que hace un par de meses contaban 0’20 € ahora si las consigues es a 9’00 €. Brutalidades que han ocasionado los gobernantes de turno, en este caso el psoe-podemos (les toco a ellos). Se felicitan y presumen de la buena gestion,  porque el numero de fallecidos de esta guerra de 500 al día caen a 400 personas, asesinatos que contabilizan solo a los que se le han hecho la prueba de la enfermedad, a los que mueren y no se la hacen pues no las contabilizan, aunque el medico certifique que murió por el COVID 19, en poco llegaran a 50.000 asesinados. Si asesinados, por la sencilla razón de que el gobierno tenia conocimiento del virus y no hizo nada y los científicos que el gobierno paga pues ni abrieron la boca para no perder su suculenta nómina mensual.

Y la vacuna, cuando esté, nos la pondremos pero después de USTEDES SEÑORES GOBERNANTES

BASTA YA DE UTILIZARNOS COMO CONEJILLOS DE INDIAS
QUE EL MUNDO SE ENTERE DE LO QUE ESTA SUCEDIENDO EN ESPAÑA
UNA DE LAS REGIONES DEL MUNDO MAS AFECTADA, CON MAS MUERTOS POR MILLON DE HABITANTES.

Grupo Perdigón