Entrevista realizada por Le Monde Libertaire (FA) a la redacción del Tierra y Libertad

Salud, compas, y gracias por esta entrevista a distancia en tiempos de Covid, que nos permite quedar en contacto. ¿Qué tal empezar con una breve presentación vuestra y de vuestro grupo Albatros, de Madrid (FAI) y con el recuerdo de aquellas cañas que nos tomamos el 12 de julio del año pasado?

¡Estupendo! Empezaremos diciendo que nuestro grupo –Albatros– se formó a mediados de los años noventa con gente que venía de otros grupos de la FAI, de Juventudes Libertarias y otros que por primera vez participaban en un grupo anarquista. Desde el primer momento fuimos un grupo de síntesis, ya que desarrollábamos (y desarrollamos) tareas en diferentes ámbitos. Quizá el principal sea la difusión de las ideas, para lo que utilizamos todos los medios a nuestro alcance: conferencias, artículos de prensa, folletos y hasta hemos realizado un cortometraje sobre Bakunin, que está colgado en la red, y una película documental contra la falsa caridad de la Iglesia (Ouróboros). La lucha antirreligiosa es una de nuestras constantes, pero no la única. No somos un grupo muy grande, cosa que a veces nos limita bastante, pero tenemos un círculo de amistades militantes que, aunque no están en el grupo, suelen ayudar en las tareas.

le_monde_libertaire_web

Hoy nos toca presentar Tierra y Libertad, órgano de prensa de la Federación Anarquista Ibérica a los lectores de Le Monde libertaire. Un periódico anarquista tan famoso que inspiró a Ken Loach para su película. ¿A cuándo se remonta?

Empezaremos por decir que Tierra y Libertad no es órgano de prensa de la FAI sino una publicación anarquista editada por la FAI. Eso quiere decir que la federación nombra al Comité de Redacción y tiene la última palabra en todo lo referente al periódico, pero no es órgano ni portavoz porque la Federación no tiene una voz “única”. Por esa razón el periódico no tiene artículo Editorial y todas las colaboraciones han de ir firmadas. La Redacción tiene potestad para rechazar aquellos artículos que no le parezcan oportunos; solo si provienen de un grupo federado se dicen las razones al grupo que lo ha remitido, y si no está de acuerdo con las razones expuestas, se remite a todos los grupos federados para que se tome una decisión federal. Bien es verdad que esto no ha sucedido nunca por el momento y que en algunos casos que se han devuelto artículos a redactores no federados, todo se ha desarrollado dentro del mayor compañerismo y nadie se ha sentido ofendido.

Cada cierto tiempo, la Federación cambia el Comité de Redacción, cargo que ningún grupo quiere desempeñar porque limita mucho su actividad al tener que sacar el periódico todos los meses. Hace años (quizá demasiados) en la Federación decidimos que el Comité de Redacción pasara al grupo Albatros, que a su vez delegó en nosotros, Héctor y Alfredo, para que lo realizásemos. Pertenecemos a dos generaciones diferentes (nos llevamos 11 años de edad) con experiencias militantes también diferentes y también profesiones diferentes (estibador y tipógrafo).

El periódico nació nada menos que en 1888 como semanario, fue diario un corto periodo de tiempo a principios del siglo XX para pasar luego de nuevo a semanario, con aparición irregular y clandestina durante la dictadura franquista y reaparecer como semanario en 1976.

Lo que preguntas de Ken Loach desgraciadamente no es cierto. Él tomó el nombre de su película del anhelo no del periódico. En el rodaje participaron de extras algunos compañeros, incluyendo a los que formaban el Consejo de Redacción en esa época. Ni Loach ni su productora sabían de la existencia del periódico. De todas formas, Loach es trotskista y en su película subraya el papel del POUM (partido marxista) más que el de los anarquistas.

¿Qué papel ha tenido en la historia y en las diferentes etapas históricas: guerra civil y revolución social, dictadura, post-franquismo?

Desde su fundación, uno de los objetivos del periódico fue la información sobre el movimiento anarquista y, también, servir de referencia organizativa al propio movimiento, a la vez que desplegaba su faceta de formación, todo ello en un país con un altísimo porcentaje de analfabetismo. Tierra y Libertad, al igual que otra prensa y textos libertarios, era leído en voz alta en las reuniones obreras para dar oportunidad de conocer a quienes todavía eran analfabetos. A medida que el movimiento libertario extiende su tarea de cultura entre la clase obrera, y paralelamente se crean otro muchos periódicos libertarios, Tierra y Libertad se va convirtiendo en un órgano de difusión y debate más que en órgano de información, eso sí, comentando las noticias del movimiento. Hecho por grupos anarquistas federados, nunca fue órgano de ninguna federación, que se llamó de diferentes maneras hasta llegar a 1927 en que los grupos españoles se unieron a los portugueses dando lugar a la Federación Anarquista Ibérica, nombre de la organización que perdura hasta nuestro días.

Con el golpe de Estado de 1936, se acelera el proceso revolucionario de la clase obrera, y nuestro periódico está en la calle semanalmente comentando los acontecimientos y ofreciendo una orientación anarquista. Por cuestiones del momento, empieza a ser editado por la FAI en su conjunto (situación que no ha variado hasta ahora). Con la victoria fascista, el periódico sale clandestinamente de forma irregular, publicando también manifiestos, pasquines y carteles en forma de monográficos. En México, compañeros exiliados editan un periódico de idéntica cabecera, pero que no tiene ligazón orgánica con el que se hace en el interior de España ni tampoco con la FAI.

Con la muerte del dictador, llegamos a la Transición política a la democracia y se comienza a publicar (al principio clandestinamente) Tierra y Libertad con periodicidad fija –mensual– y con rotación del Comité de Redacción entre los grupos federados. El periódico sirve como elemento aglutinador de la Federación y también de otros grupos no federados.

¿A quién ha publicado y publica el periódico? ¿Quién escribe hoy en TyL? Y ¿cuáles son sus diversas temáticas?

Históricamente han sido muchos los que han escrito en el periódico, incluyendo literatos luego famosos como Azorín. Por supuesto, también los anarquistas más conocidos, como Malatesta y Kropotkin. Hoy escriben en el periódico militantes y teóricos de dentro y fuera de España, de dentro y fuera de la FAI. Intentamos publicar artículos de análisis que cubran todos los campo de la lucha social (sindicalismo, feminismo, antimilitarismo…) dándoles un sesgo libertario.

Hoy día, ¿cómo estáis organizados, financiados, qué impacto y qué difusión tiene TyL?

La organización del periódico es simple: nos llegan los artículos o los pedimos a las personas adecuadas, además de revisar la prensa libertaria en otros idiomas y traducir lo que nos parece oportuno. El periódico se financia a través de su venta, las suscripciones y las aportaciones extraordinarias de lectores y grupos. En cuanto a la difusión, imprimimos solo 1.000 ejemplares, aparte de la versión en la web, que últimamente estamos intentando mejorar. De la versión web salen muchas suscripciones en papel.

¿Quiénes son sus lectores, existen puntos de lectura o de venta del periódico o funciona por suscripción? ¿Es posible suscribir desde Francia?

El periódico va dirigido al público en general. Aparte de por suscripción, se puede conseguir en los locales del movimiento libertario, incluyendo sedes sindicales. Tenemos suscriptores de todo el mundo, sobre todo de Latinoamérica.

Mensual, semanario… u otras modalidades, incluyendo la de un sitio web, ¿os planteáis mejoras a la fórmula actual?

En principio no nos planteamos el cambio de periodicidad. Sí quisiéramos que existiesen otras publicaciones específicas, aparte de boletines de grupos y zonas geográficas que ya existen. Pensamos que el movimiento anarquista en España necesita de un semanario (como tienen en Italia con Umanità Nova) que haga propaganda por el comentario de las noticias, de una revista teórica (como vuestra Réfractions), de una revista científica (tenemos Germinal. Revista de Estudios Libertarios), dejando la propaganda por el análisis a Tierra y Libertad (mensual, como vuestro Le Monde libertaire).

¿Ha influido la pandemia en TyL, su funcionamiento e incluso sus publicaciones?

La verdad es que sí. Ha habido varios meses en que no lo hemos podido publicar. Al principio del confinamiento, la imprenta donde lo imprimimos cerró y, después, cuando volvió a funcionar, no podíamos utilizar el local donde lo empaquetamos y preparamos para el correo; hay que decir que el local no es nuestro sino de otra organización libertaria que nos deja un espacio a cambio de una aportación económica mensual.

¿Mantenemos lo de celebrar juntos el próximo 19 de julio, que este verano no pudo ser?

¡Claro que sí! Os esperamos…

Monica Jornet
Groupe Gaston Couté FA
Diciembre de 2020