Contra la guerra, el fascismo, el nacionalismo y el racismo.

[Solidaridad con refugiados e inmigrantes]

Estamos en medio de una gran crisis social humanitaria sin precedentes, pues la expansión de la pandemia global está revelando de la manera más enfática la naturaleza criminal del Estado y del Capitalismo. Por un lado, la mayoría social enfrenta ya nuevas duras condiciones de explotación y represión. Por otro lado, el Estado está defendiendo su poder y la acumulación de riqueza en manos de los jefes, expandiendo el Estado de emergencia y privando a la sociedad de los recursos necesarios para manejar este desastre. Así, miles de inmigrantes y refugiados están amontonados en campos de concentración bajo condiciones de vida horribles, sin ningún medio disponible de auto-protección contra la pandemia. El Estado de excepción impuesto a ellos los lleva a su exterminio y consiste en un crimen de Estado y capitalista. Sigue leyendo

La FAI ante las intervenciones militares en Oriente y el drama migratorio [CAST. PORT.]

La Federación Anarquista Ibérica (FAI) en 2013 emitió un comunicado contra la inminente intervención imperialista en Siria. Hoy vemos como este país está inmerso en una guerra civil sin cuartel a tres bandas. En este terreno de juego, otra vez se confrontan los intereses imperialistas de las potencias occidentales, Arabia Saudí y Rusia. En medio está el pueblo, que, aterrorizado ante la miseria de la guerra, huye como puede en busca de una vida mejor. Sigue leyendo

Solidaridad entre los pueblos oprimidos

  “La inhumanidad del hombre hacia el hombre” no es la última palabra. La verdad es más profunda. Es la esclavitud económica, la lucha salvaje por una migaja, lo que ha convertido a la humanidad en lobos y ovejas.”
Alexander Berkman

Desde la conquista de América en la historia oficial, los europeos comenzaron a despreciar y aplastar pueblos enteros, esclavizar o asesinar a miles de personas, para despojarlos de sus recursos y enriquecer así a las monarquías, la nobleza y posteriormente a la burguesía. Para instaurar el capitalismo y la propiedad privada, impusieron los estados a pie de cañón y fusil, derramando la sangre de miles y miles de personas que no querían romper el vínculo con la naturaleza y ser despojados de la misma para verla destruida, y ellos arrodillados y esclavos del salario en factorías.

Sigue leyendo