[Congreso IFA 2019] Declaración internacional

La guerra, el cambio climático y la pobreza han desencadenado y continúan desencadenando movimientos migratorios masivos desde las zonas más explotadas, oprimidas y saqueadas del mundo, hacia las económicamente más ricas.

Los movimientos migratorios han desencadenado un proceso de “globalización de la pobreza”, que ha sido alentado por los intereses de los capitalistas y apoyado por los estados. Debido a las leyes nacionales contra la migración, generalmente es difícil, si no imposible, que una persona pobre ingrese legalmente a un país rico, por lo que los migrantes que residen en ellos son constantemente chantajeados. Por esta razón, es más fácil imponer peores condiciones de trabajo en comparación con las de los trabajadores locales, eliminando los derechos y protecciones que se han ganado para todos los trabajadores en muchos países del mundo. Sigue leyendo

La guerra es la salud del Estado

En el mundo de hoy, los Estados necesitan la guerra para establecer la dominación sobre otras partes del planeta, para unir a su población contra un enemigo exterior, para impulsar sus propias industrias armamentísticas, que constituyen una parte creciente de sus economías. Cada vez más, grandes empresas e instituciones financieras como el FMI y el Banco Mundial, en conjunción con países como los Estados Unidos, Francia, China, Rusia y otros, imponen su dominio económico por medio de la fuerza militar.
Además, el desarrollo de la industria nuclear conduce a una sociedad nuclear de control y centralización, y a una amenaza para la vida humana y el medio ambiente. La nueva tecnología (drones, etc.) se usa para matar cada vez más gente, y para incrementar la vigilancia del Estado, incluyendo el control de las fronteras de la Fortaleza Europa contra los inmigrantes de África.

Sigue leyendo