¡Somos agitadores!

A los anarquistas nos ha tocado escribir muchas veces desde situaciones complicadas, puesto que los textos publicados por los libertarios siempre han resultado peligrosos e incomodos para quienes no hacen uno con sus ideas o están en los puestos de poder. Escritos hechos en diferentes circunstancias han acompañado su historia: en clandestinidad, en dictaduras, censuras, e incluso en el presidio, pero pocas veces bajo una cuarentena por pandemia, encerrados en casa mientras nuestros enemigos cuidan más que nunca de las calles. Crea nerviosismo esta situación donde falta todo tipo de información y nos sentimos inseguros. Sigue leyendo